Esta película sombría de acción y suspense fue realizada por la productora Chicken Bear Productions (situada en Los Ángeles) y gira en torno a un triángulo amoroso que se pone de manifiesto durante una noche en la que los tres protagonistas se hallan al borde de la muerte. La producción recurrió a la técnica de filmación basada en el punto de vista subjetivo para lograr que los espectadores penetraran en la mente de cada personaje. La instalación de los equipos necesarios para incorporar este recurso utilizando las Pocket Cinema Cameras de Blackmagic requirió el trabajo conjunto de Devin Lawrence, director del largometraje y editor de «Buscadores de fantasmas», y Mark Lafleur, director de fotografía y experto en la producción de algunos de los reality shows más populares en Estados Unidos, tales como «Ace of Cakes» y «Here Comes Honey Boo Boo».

«La esencia de la película radica en mostrar la perspectiva personal de los protagonistas al enfrentarse a situaciones extremas. Para plasmar este objetivo y meter al público en la piel de los personajes, necesitábamos realizar tomas de punto de vista con cámaras que no afectaran la fuerza interpretativa de los actores y que nos permitieran capturar imágenes de alta calidad que a su vez se pudieran etalonar fácilmente para imprimir en cada escena una carga emotiva particular. Las Pocket Cinema Cameras de Blackmagic cumplen con todos nuestros requerimientos»
afirmó el productor Zack Bagans.

Debido a que tres cuartas partes del largometraje se rodaron desde el ángulo de percepción de los actores principales, Lawrence y Lafleur aunaron esfuerzos para diseñar un dispositivo innovador compatible con la técnica de cámara subjetiva que pudiera colocarse sobre la cabeza de los actores a fin de ver los acontecimientos a través de sus ojos. Al filmar en formato ProRes HQ ¿Quieres saber más sobre la grabación en ProRes?, Lawrence y Lafleur pudieron trasladar fácilmente el material grabado a la etapa de posproducción para realizar el etalonaje en DaVinci Resolve y asignar una combinación particular de colores a cada uno de los personajes.

«El diseño de los cascos en los que se montaron las cámaras surgió como producto de la necesidad. Mi objetivo era proyectar tomas con un gran realismo, mientras que la principal preocupación de Mark era lograr una apariencia cinematográfica extraordinaria. Yo quería que la audiencia pudiera ver las extremidades y las heridas de cada personaje desde su óptica particular sin comprometer la interacción directa o la interpretación de los actores en el set de grabación.Dimos por finalizada nuestra búsqueda de la cámara ideal para el rodaje cuando analizamos la Pocket Cinema Camera de Blackmagic a la luz de nuestros tres factores decisivos: costo, peso y calidad. Es mucho más liviana que las demás cámaras réflex digitales que conozco, lo cual cobra gran importancia cuando se pretende instalarla en un casco que deberán usar los actores al rodar escenas de cinco minutos de duración. Además, se obtienen imágenes con una calidad cinematográfica que acentúa el carácter de la producción»
«Para crear el prototipo que nos permitiría aplicar el método de cámara subjetiva, compramos por Internet un casco para ciclista y le abrimos un orificio donde insertamos un pequeño brazo telescópico en el que colgamos la cámara. Al verlo, supimos que íbamos en la dirección correcta. Luego Mark se encargó personalmente de convertir un objeto de uso cotidiano en un artefacto sofisticado al instalarle todo tipo de accesorios y mecanismos de estabilización»
agregó Lawrence.

«Queríamos escuchar y observar los acontecimientos desde distintos ángulos y en forma simultánea. Asimismo, intentamos obtener una apariencia cinematográfica con gran latitud y tonalidades de piel precisas. Para lograrlo, construimos un dispositivo equipado con varillas de 15 mm de longitud, un sistema Bartech de enfoque de seguimiento a distancia, un transmisor de vídeo de alta definición, un transmisor inalámbrico Paralinx Arrow y una fuente de alimentación. Además, debía ser liviano, equilibrado y resistente para que se conservara en buen estado después de las escenas de acción. Toda esta estructura se construyó sobre la base de una pequeña cámara que nos permitió obtener imágenes de excelente calidad». «La Pocket Cinema Camera nos brindó todas estas prestaciones, además de una variedad de opciones para el diseño de los cascos. Aprovechamos su nivel máximo de latitud y logramos resultados muy satisfactorios»
señaló Lafleur.

«Cuando los actores usaban los cascos, se establecía una conexión visceral con las situaciones por las que atravesaban los personajes. Es posible sentirse dentro de la escena, ya que la producción se aseguró de superar los retos asociados con la inestabilidad de las cámaras. En definitiva, no podríamos haber filmado este largometraje con otros equipos»
concluyó Lawrence.

Fuentes: Comunicado de prensa de Blackmagic Design, IMDb

Pinéalo en Pinterest

Compartir